Noticias

Un 90% de alumnado extranjero en las aulas
24/04/2018
IMG09042018182939989

Desde alemanes, italianos, franceses o ingleses, hasta taiwaneses, chinos, indios o sudafricanos.  La internacionalización de la Universidad CEU San Pablo es una realidad cada vez más evidente en el día a día de los docentes. En algunos casos, como en el de los profesores que compaginan sus asignaturas con la impartición de Español como Lengua Extranjera (ELE), llega a suponer el 90% del número total de estudiantes. Licenciaturas como Odontología o Fisioterapia atraen a un gran alumnado de otros países y el número de Erasmus en todas las carreras universitarias aumenta cada semestre. También los Másteres están recibiendo estudiantes de países latinoamericanos (Colombia o México, por ejemplo) o asiáticos.

 

El hecho de que varias culturas compartan tantas horas (entre 40 y 60, según el grupo) en el aula propicia una atmósfera de tolerancia, respeto, curiosidad mutua, participación y escucha activa que beneficia en cierto modo a los alumnos nacionales, que no tienen que viajar para convivir con otras formas de ver el mundo. Muchas son las ocasiones en las que el debate trasciende las fronteras de lo previsto para convertirse en aprendizaje experiencial en el que unos aprenden de otros. Además, como señala Lidia Jiménez Rodríguez, profesora de la Facultad de Humanidades y CC de la Comunicación, se dan situaciones muy divertidas, sobre todo cuando se trabaja en parejas aleatorias y se mezclan culturas en principio contrapuestas. El choque cultural inicial se produce también con los profesores españoles. Son muchas las anécdotas. Los taiwaneses, por ejemplo, inclinan la cabeza para saludar, al principio no miran a los ojos o parecen contar hasta cinco segundos antes de contestar una pregunta. Un día de febrero o marzo pueden felicitar el año y explicar que ya están en el 4716 y que ellos se rigen por la luna. Los italianos, por otro lado, se asombran de que no se utilice “usted” para dirigirse a los profesores –“ni siquiera en un correo formal”, se sorprenden.

 

A riesgo de incurrir en tópicos, es común que los alemanes pregunten sobre la planificación del curso, el programa o los créditos durante la primera semana. También envían correos electrónicos con sus dudas sobre algún punto gramatical o una mayor profundización en algún tema tratado en clase.

 

En general, lo primero que aprenden los internacionales es “paella” o “tortilla de patata” o frases como “me gusta(n) (las) tapas”.

 

En cualquier caso, lo más común es que se despierte un afecto sincero entre compañeros y también con el docente. Cualquiera que haya vivido en otro país, puede recordar cuánto se necesita un apoyo (y no solo lingüístico). No es extraño, pues, que a veces el profesor acompañe a algún alumno a la enfermería de la universidad, a resolver tediosos papeleos administrativos o a mediar con los interesados caseros de sus pisos alquilados.

 

Y bueno, siempre aparecen las preguntas interesantes como ¿Por qué “a lo mejor” va con Subjuntivo si expresa duda? ¿Se puede decir “Si podría …”? ¿Por qué se dice “el aula” y “las aulas”? o algunas que nunca tendría un alumno nacional como la de Wei-te, taiwanés y delegado del primer curso de Dentistry: ¿ “de acuerdo” y “me acuerdo” significan lo mismo? Solo es una letra…


  • Palabras clave
  • español
  • cultura
  • idioma
  • lenguaje