Noticias

El CEU participa en una investigación que demuestra que el tabaco es una causa del estrés oxidativo y destrucción celular
25/07/2014
IMG25072014110310507
Una reciente investigación en la que ha participado la Universidad CEU San Pablo y cuyos resultados se han publicado en la revista científica Archivos de Bronconeumología, demuestra que el tabaco es una causa del estrés oxidativo. Este estudio concluye que, con independencia de la edad, el género y la cantidad de tabaco consumido, las concentraciones nonanal  eran superiores en los sujetos fumadores y exfumadores, y casi nulas en los no fumadores.
 
 
El estudio ha analizado diversos compuestos orgánicos volátiles en el aire exhalado de pacientes con distintas patologías respiratorias. Entre los resultados encontrados, destaca la presencia de nonanal en fumadores y exfumadores, ya que ha sido un hallazgo original. 
 
 
Al ser el nonanal un producto secundario de la destrucción de la membrana celular, su presencia en este tipo de pacientes parece indicar que las personas fumadoras muestran un claro daño celular, que podría evolucionar hacia una patología inflamatoria o tumoral. Además, el hecho de que la aparición de nonanal se vea influida por la condición de fumador pero sea independiente de la cantidad de tabaco consumido, obliga a pensar en la persistencia de la lesión celular producida por el consumo de tabaco, aun cuando se haya abandonado el hábito de fumar mucho tiempo antes. 
 
 
Esto confirma que el tabaco es una causa del estrés oxidativo pues provoca la destrucción de las células y la aparición de compuestos orgánicos volátiles dañinos para la salud humana. 
 
 
De acuerdo con Antonio Aguilar-Ros, profesor de la Facultad de Farmacia de la Universidad CEU San Pablo y miembro del equipo investigador, estos resultados son muy importantes para el ámbito científico y clínico, ya que abren una nueva vía de investigación en los mecanismos a nivel celular por los que el tabaco resulta dañino. Asimismo es de destacar que los resultados publicados son fruto de un proyecto de investigación más amplio donde se están estudiando actualmente los compuestos orgánicos volátiles en el aliento, en pacientes con cáncer de pulmón, lo que podría tener utilidad para el diagnóstico precoz de esta enfermedad así como para dilucidar mecanismos celulares relacionados con el desarrollo de ésta y otras enfermedades pulmonares.
 
 
La Universidad CEU San Pablo ha desarrollado esta investigación en colaboración con otras instituciones científicas como el Hospital Central de la Defensa, el Hospital 12 de Octubre, la Universidad Complutense y la de Alcalá de Henares. Este proyecto ha sido financiado por el Instituto de Salud Carlos III, Neumomadrid 2008 y SEPAR 2010–, para determinar si el tabaquismo influye en el nivel de estrés oxidativo que se produce en las vías aéreas en una población clínicamente sana.
 
 
Hasta el presente, se han analizado los compuestos orgánicos volátiles (VOC) en aire exhalado de un total de 89 personas, todos ellos voluntarios, entre trabajadores de los centros participantes (administrativos, personal sanitario, médicos, profesores universitarios, militares y familiares). Se establecieron tres grupos en función del consumo de tabaco: 35 no fumadores, 24 exfumadores y 30 fumadores activos. 
Mediante técnicas de desorción térmica, cromatografía de gases y espectrometría de masas se analizaron seis compuestos orgánicos volátiles (hexanal, heptanal, octanal, nonanal, ácido propanoico y ácido nonanoico), cuya identificación y cuantificación se realizó mediante el tiempo de retención, su espectro de masas así como la comaración con estándares cromatográficos.
 
 
Es conocido que el hábito de fumar tabaco es un factor de riesgo para desarrollar EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica), enfermedades cardiovasculares, neoplasias como el cáncer de pulmón, entre otras. En la mayor parte de estas enfermedades se produce un elevado grado de estrés oxidativo provocado, en su mayoría, por la cantidad de radicales libres y especies reactivas de oxígeno y de nitrógeno que contiene el humo del tabaco. El estrés oxidativo provoca daños irreversibles estructurales y funcionales de las células, tales como alteraciones en proteínas esenciales, peroxidación lipídica, rotura de cadenas y modificación de las bases nitrogenadas del ADN, un aumento intracelular elevado de Ca2+ libre y, en ciertos casos, incluso apoptosis y necrosis.
 

  • Palabras clave
  • tabaquismo
  • nonadal
  • estrés oxidativo
  • destrucción celular
  • Aguilar-Ros