Noticias

Expertos advierten de la confusión con la denominada ‘muerte digna’
13/02/2020
Acto de Clausura C.Bioe´tica Toma´s Chivato

Bajo el título ¿Vivir dignamente o morir dignamente? se la celebrado en la Universidad CEU San Pablo la última sesión del III Congreso de Bioética organizado por el Instituto de Humanidades Ángel Ayala.

La celebración de este congreso ha coincidido con la discusión en el Congreso de los Diputados del inicio de la tramitación de la denominada ‘Ley de la eutanasia’. Uno de los temas presentados ha sido la confusión existente en la actualidad con la denominada ‘muerte digna’. Tal y como se trató en la jornada, un peligro evidente es el de la ‘pendiente deslizable’ observado en Holanda. Primero se despenalizó la eutanasia para tratar enfermedades incurables, posteriormente se autorizó el empleo de la eutanasia en caso de enfermedades crónicas con dolor intratable, evolucionó a pacientes con enfermedades mentales y, recientemente, se está contemplando la autorización en personas sanas mayores de 70 años que lo soliciten, aunque no se cumpla ninguno de los requisitos contemplados anteriormente.

En el Congreso se señaló, además, que el debate actual no es propiamente planteado como una cuestión médica, sino más bien ideológica, con una profunda raíz antropológica. En la dificultad de encontrar un sentido al sufrimiento y la enfermedad y de integrarlo en el recorrido vital de las personas. Esta carencia, sin duda, tiene repercusiones importantes en el modo de entender las relaciones sociales y las políticas, supuestamente sanitarias, pues acabar con la vida de una persona no es cuidar ni curar.

La experiencia clínica demuestra suficientemente que, para las situaciones de sufrimiento insoportable, la solución no es la eutanasia, sino la atención adecuada, humana y profesional, y a este fin se dirigen los cuidados paliativos. El problema es que, según el Atlas de Cuidados Paliativos en Europa, en España estamos en la cola de recursos humanos y profesionales de Europa en lo que a medicina paliativa se refiere.

Los alumnos han escucharon a la matrona del Hospital Universitario de La Paz, Mª Caridad Jorquera, quien explicó los cuidados paliativos perinatales y la atención a la muerte perinatal, también con casos reales. Recordó que todos los padres tienen derecho a serlo, aunque la vida de su hijo dure unas horas, porque “una vida breve no tiene porqué ser mala”. Para Caridad, la verdadera humanización es “dar cuidados más humanoscentrarnos en las familias”.

En su intervención, el catedrático de Medicina y Jefe de Cardiología del Hospital Gregorio Marañón, Manuel Martínez Sellés, recordó que la dignidad es algo intrínseco a todo ser humano y que la percepción que las personas enfermas tienen de su dignidad depende en gran medida de cómo son tratadas “desde los tiempos de Hipócrates (450 a.C.) la misión de los médicos ha sido defender y cuidar la vida desde su origen hasta su final” y la Asociación Médica Mundial ha reiterado su firme oposición al suicidio con ayuda médica y a la eutanasia, ya que constituye una práctica de la medicina contraria a la ética.

En su intervención, el doctor Ángel José Sastre Beceiro, que ha dedicado más de 30 años al cuidado de las personas en los últimos momentos de sus vidas, ha compartido varios casos reales en los que se tuvo que enfrentar a auténticos dilemas éticos, en los que hay que tomar decisiones rápidas y elegir entre dos alternativas posibles. Sastre ha incidido en la importancia de la humanización en la medicina, especialmente en la relación médico-paciente, en cuidar esa confianza, en saber comunicar malas noticiasen acompañar al paciente, y en hacerle más agradable su estancia en el hospital.

También habló de la “mal entendida autonomía del paciente”, explicando el caso de un señor que le agradeció que no le hubiese hecho caso cuando le pidió acabar con su vida, ya que le curó unas heridas que permitieron vivir dignamente sus últimos días.

Alumnos hoy, mañana médicos

Profesores de Facultades de Medicina y Farmacia de varias universidades españolas, periodistas, profesionales sanitarios, sacerdotes, padres de niños enfermos y expertos en bioética han participado en el Congreso y han compartido estos y otros testimonios reales y transmitido sus experiencias personales, familiares y profesionales, que servirán de guía a los alumnos asistentes, futuros profesionales sanitarios.


  • Palabras clave
  • Bioética
  • Congreso
  • Vida
  • Humanidades
  • Ciencia