Noticias

El III Curso de Pediatría analiza las vacunas y alergias infantiles
26/11/2014
IMG26112014171634597
El Hospital Universitario HM Sanchinarro acogió el III Curso de Pediatría dirigido por el catedrático de Pediatría y director del Departamento de Pediatría de HM Hospitales, Alfonso Delgado, y coordinado por Isabel Romero y Matilde Velasco, coordinadora del servicio de Pediatría de HM Hospitales y jefa de servicio de Pediatría de HM Sanchinarro, respectivamente. Durante dos días, varios expertos hablaron sobre diversos aspectos relacionados con esta área de la Medicina.
 
El director médico de HM Sanchinarro, Carlos Mascías, fue el encargado de inaugurar el curso junto con el decano de la Facultad de Medicina de la Universidad CEU San Pablo, Tomás Chivato, y el catedrático de Pediatría Alfonso Delgado. 
 
El Decano habló sobre las novedades en el diagnóstico y tratamiento de la alergia a alimentos en la infancia, una situación que afecta al 6% de los niños menores de 3 años y, más frecuentemente, al género masculino. “Entre 1 y 5 años las alergias suelen ser a la leche, al huevo y al pescado. Y a partir de los 5 años, a las legumbres, frutos secos, frutas y mariscos”, explicó. 
 
Las manifestaciones clínicas de estas alergias pueden ser síntomas cutáneos (urticaria o dermartitis atópica), digestivos (vómitos, diarrea, dolos abdominal), respiratorios (rinoconjuntivitis, broncoespasmos) y anafilaxia. Estos síntomas aparecen a los pocos minutos de la ingesta y el tratamiento debe administrarse rápidamente que, en función de la gravedad, serán antihistamínicos, corticoides, adrenalina y broncodilatadores.
 
Chivato señaló que “estas alergias se asocian a más de un alimento, lo que suele provocar un cambio de costumbres dietéticas en las familias de estos niños, así como en su vida escolar y social, por lo que son de gran ayuda las asociaciones de pacientes con alergia a alimentos”.
 
El responsable del Servicio de Pediatría de HM Montepríncipe, Gerardo Romera, habló sobre los beneficios del contacto piel con piel del recién nacido con su madre. “Con esta práctica se produce la termorregulación del bebé, se adapta el ritmo cardiorrespiratorio y metabólico, se crean vínculos afectivos entre la madre y su hijo y se facilita la lactancia, entre otros”, declaró el experto. 
 
Aconsejó que mientras se lleva a cabo el contacto piel con piel hay que vigilar que la madre esté ligeramente incorporada, y que la nariz del bebé esté libre y no apoyada en el pecho o abdomen de la madre, ya que esto podría impedirle la respiración. Si la madre está muy cansada, es mejor que el recién nacido esté en la cuna colocado boca arriba. 
 
Asimismo, insistió en que dormir en la misma cama que el bebé puede aumentar el riesgo del Síndrome de Muerte Súbita del Lactante, por lo que no se recomienda en bebés menores de 3 meses o cuyos padres consuman tabaco, alcohol, drogas, fármacos sedantes, ni en situaciones de cansancio extremo. “La forma más segura de dormir para los lactantes menores de seis meses es en su cuna, boca arriba, cerca de la cama de sus padres”, concluyó Romera.
 
El catedrático Alfonso Delgado dedicó su ponencia a explicar la importancia de vacunar a los niños frente al rotavirus (patógenos más comunes productores de gastroenteritis agudas en el mundo). Cada año mueren en el mundo 440.000 niños por gastroenteritis aguda producida por rotavirus, la inmensa mayoría, en países en desarrollo. 
 
Esta enfermedad tiene un periodo de incubación de 1 a 3 días y provoca fiebre, vómitos, diarrea, deshidratación y suele durar de 3 a 9 días. El 95% de los niños de todo el mundo presenta un cuadro de gastroenteritis por rotavirus antes de los 5 años. 
 
Delgado asegura que la efectividad de la vacuna frente al rotavirus disminuyó los casos de gastroenteritis en un 82% en 2009 respecto al 2000. En este sentido, el experto recomienda “la vacunación universal de todos los niños sanos” e insiste en “su integración en la mayoría de los calendarios de vacunación infantil europeos, ya que no existe interferencia en la eficacia o seguridad de las demás vacunas”. 
 
En esta línea, se aconseja que la primera dosis de la vacuna antirrotavius se administre entre las 6 y 12 semanas de vida y que la pauta completa esté finalizada a la edad de 6 meses. 
 
Aproximadamente, el 25% de los niños que sufren gastroenteritis aguda por rotavirus necesitan hospitalización, con una media de ingreso de 3 a 6 días. “Se estima que los costes anuales asociados al rotavirus ascienden a 28 millones de euros. Además, también tiene un impacto en la vida familiar porque los padres faltan una media 4 días a su puesto de trabajo”, aseguró Delgado.
 
El director del III Curso de Pediatría concluyó afirmando que desde que las vacunas frente al rotavirus están disponibles en España “se ha observado una disminución de las afecciones por rotavirus que requieren hospitalización. Asimismo, esta reducción también se ha producido en diarreas de etiología no definida, pudiendo ser estas diarreas por rotavirus no diagnosticadas”.

  • Palabras clave
  • Medicina
  • CEU
  • HM
  • Pediatría
  • alergias
  • rotavirus
  • diarrea
  • Delgado Rubio
  • Chivato
  • Carlos Mascías