Imagen demo
Sala de prensa
Noticia
error showing content
Noticias

¿Lotería de Navidad o lotería del Niño?

19/12/2022
Imagen de la noticia

Cada vez está más cerca el sorteo de Navidad y, en mayor o menor medida, todos los que compran algún décimo albergan la ilusión de ser agraciados con algún premio. Roberto Atanes, profesor de Estadística de la Universidad, señala que “quizá resulte interesante saber que, aunque la lotería de Navidad es la más popular acumulando una historia de más de 200 años, sin embargo, no es la que ofrece una mayor probabilidad de ganar si la contraponemos al sorteo del Niño”; un acontecimiento con menos años de historia que, sin embargo, explica, “también acumula una honorable tradición desde su primera celebración en el año 1942”.

“Cuando nos referimos a ganar debemos excluir los reintegros, ya que consisten en recuperar la cantidad jugada sin ganancia alguna”, subraya Atanes. En este sentido, “si jugamos un décimo a la lotería de Navidad, la probabilidad de ganar el premio ‘gordo’ es de 1 sobre 100.000, es decir, de un número sobre los 100.000 que entran en el bombo, lo que nos ofrece una probabilidad del 0,001% de ganar el codiciado premio, la misma que en el sorteo del Niño para el primer premio”. Sin embargo, “en la lotería de Navidad este premio es de 400.000 euros por décimo jugado, mientras que en el Niño es de 200.000. Misma probabilidad de ganar, diferente recompensa”.

Pero no pensemos sólo en el ‘gordo’. “La realidad es que, si tenemos en cuenta todos los premios que se reparten en ambos sorteos, en el de Navidad, y a tenor del diseño de los premios, la probabilidad de ganar algo es del 5,3%, mientras que en el Niño es del 7,8%”, indica el profesor de la CEU USP. ¿Y esto por qué? “Es simplemente una cuestión de cálculo de probabilidades, de cómo están diseñados los premios de sendos sorteos y de tener en cuenta que ganamos cuando recibimos más importe del jugado”, apunta el experto.

Como sencillo ejemplo del diseño de estos sorteos tengamos en cuenta que en la lotería del Niño existen tres reintegros, es decir, una probabilidad del 30% de ni ganar ni perder lo jugado, mientras que en la de Navidad existe un único reintegro que se traduce en una probabilidad del 10% de recuperar lo jugado. “En definitiva, en el sorteo del Niño la probabilidad de ganar es mayor, pero el importe de los premios es menor, mientras que la lotería de Navidad ofrece mayores premios, pero con una menor probabilidad de ganar”, explica el experto en Estadística.

¿Y si no ganamos nada en ninguno de los dos sorteos? El profesor Atanes recuerda que siempre se puede jugar al sorteo de Euromillones, en el que se eligen unos números en la apuesta de 2,5 euros ofreciéndonos una probabilidad de ganar el primer premio de 1 entre casi 140 millones de posibles combinaciones. Pero, a pesar de la ínfima probabilidad de ganar este máximo premio, señala, “en este sorteo se han repartido premios de más de 200 millones de euros por apuesta”.

Pero ¿y la ilusión? Sin duda es algo subjetivo y difícil de medir, pero ya que estamos hablando de juegos de azar y de ilusiones, parece que los españoles apostaríamos por la lotería de Navidad, algo tan nuestro que es difícil igualar su tradición, lo entrañable de las fechas en las que se celebra y, sobre todo, lo que la Navidad nos ofrece cada año. 

Palabras clave Lotería Navidad Niño. Estadística Probabilidad Número Terminación
error showing content