Este sitio web utiliza Cookies Propias y de Terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, analizar hábitos de navegación y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias.
Si continua navegando consideramos que acepta la instalación de las mismas (consulte nuestra Política de Cookies) Aceptar

Noticias

Los mayores han mostrado mayor gratitud y resiliencia ante los problemas asociados con la COVID-19
13/07/2020

La pandemia por COVID-19 se ha extendido por todo el mundo, siendo España uno de los países más afectados. Aunque el virus puede afectar a cualquier persona, los adultos mayores son una población particularmente vulnerable. Tomando como referencia el modelo de estrés de Lazarus y Folkman (1984), desde la Facultad de Medicina se ha llevado a cabo el estudio ‘Psychological well-being among older adults during the COVID-19 outbreak: a comparative study of the young-old and the old-old adults’, para analizar el bienestar psicológico experimentado por los adultos mayores-jóvenes y los adultos mayores-mayores durante esta crisis.

Según este modelo, los problemas directa e indirectamente asociados con la COVID-19 (tener síntomas, ser hospitalizado, tener algún ser querido hospitalizado o perderlo), establecen las condiciones bajo las que puede producirse un malestar emocional. No obstante, la medida en que los adultos mayores experimentan malestar o bienestar psicológico depende de la valoración y los recursos de los que disponen para gestionar los estresores.

Este estudio transversal elaborado por los profesores de Psicología Gema Pérez Rojo y Javier López Martínez, con 878 adultos mayores residentes en España durante el confinamiento (626 entre 60 y 70 años y 252 entre 71 y 80 años), indica que los adultos mayores han permanecido en casa, saliendo únicamente por motivos esenciales, como hacer la compra o recoger la medicación. La mayoría de los participantes eran mujeres (62%), vivían con su esposo/a o pareja (63.80%), tenían un entorno familiar altamente funcional (89.5%) y refirieron un estado de salud percibido bueno (39.60%) o normal (37.80%). Además, 53 participantes tuvieron síntomas de COVID-19, 6 fueron hospitalizados, 114 tuvieron un familiar o amigo hospitalizado y 72 refirieron el fallecimiento de un ser querido por el virus. No se evidenciaron diferencias significativas entre los grupos (mayores-jóvenes y mayores-mayores) en ninguna afectación directa o indirecta por la COVID-19.


Los mayores-jóvenes experimentaron un mayor crecimiento personal que los mayores-mayores, mientras que no ocurrió lo mismo con el propósito en la vida. No se evidenciaron diferencias significativas entre los grupos en la valoración o las variables de estrés relacionadas con la COVID-19. El grupo de mayores-mayores mostró mayor gratitud y resiliencia.

Se estudiaron los componentes centrales del (a) bienestar psicológico crecimiento personal y (b) propósito en la vida. En primer lugar, una menor edad, una mejor autopercepción de salud, estar casado o viviendo en pareja y un mayor funcionamiento familiar, se relacionaron con mayores puntuaciones en crecimiento personal. Asimismo, respecto a las variables relacionadas con la COVID-19, únicamente la pérdida de un ser querido se relacionó con el crecimiento personal. Sobre la valoración de la COVID-19, un mayor miedo se asoció con un menor crecimiento personal; mientras que una mayor resiliencia y gratitud, así como una menor evitación experiencial, se relacionaron significativamente con un mayor crecimiento personal.

Por otro lado, una mejor autopercepción de salud y un mayor funcionamiento familiar se asociaron con un mayor propósito en la vida. De igual forma, únicamente la pérdida de un ser querido por COVID-19 se relacionó con el propósito en la vida. Por último, una mayor resiliencia y gratitud, así como una menor evitación experiencial, se relacionaron con un mayor propósito en la vida.

  • Palabras clave
  • Bienestar
  • psicología
  • resiliencia
  • familia
  • Covid-19