Noticias

Mitos en la preparación y el consumo de alimentos, para conmemorar el I World Food Safety Day
07/06/2019
Nutricion seguridad alimentaria ceu

Las profesoras del área de Nutrición y Bromatología de la Universidad CEU San Pablo, Violeta Fajardo Martín y Esther Carrera Puerta, se suman a la celebración, por primera vez en el mundo, del Día Mundial de la Inocuidad de los Alimentos (World Food Safety Day), recordando cuatro mitos sobre la inocuidad alimentaria con el fin de contribuir a la prevención, detección y gestión de riesgos alimentarios:

 

- “Consumir un alimento con fecha de consumo preferente expirada compromete la salud del consumidor”. FALSO. Su consumo no afecta la salud del consumidor si se ha conservado correctamente. Sólo pueden verse alteradas sus características de calidad.

 

-Lavar la carne cruda con agua hace más seguro su consumo”. FALSO. Lavar la carne cruda puede esparcir las bacterias y hacerlas llegar a otros alimentos, utensilios o mesas de trabajo.

 

- “El cocinado de los alimentos mata a todas las bacterias, por lo que no debo preocuparme una vez que estén "cocidos". FALSO. Los alimentos cocinados deben ser conservados en refrigeración. 

 

- “Tras mantener la comida sin refrigerar todo el día, si la meto en la nevera no corro ningún riesgo”. FALSO. Las temperaturas de refrigeración no eliminan las bacterias de los alimentos, sino que retrasan su crecimiento

 

La Organización para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) apoyan la inocuidad alimentaria y protegen la salud de los consumidores. En este sentido, la Asamblea General de las Naciones Unidas ha proclamado, por primera vez, hoy, 7 de junio como Día Mundial de la Inocuidad de los Alimentos (World Food Safety Day), cuyo objetivo es llamar la atención e inspirar acciones para ayudar a prevenir, detectar y gestionar los riesgos transmitidos por los alimentos, contribuyendo a la seguridad alimentaria, la salud humana, el desarrollo económico, la agricultura, el acceso a los mercados, el turismo y el desarrollo sostenible.

 

El lema seleccionado este primer año es “la inocuidad de los alimentos, un asunto de todos”, lo que implica que la producción, el almacenamiento, la manipulación y consumo afectan a la inocuidad de nuestros alimentos, dando sentido al eslogan ampliamente conocido “de la granja a la mesa”. En consecuencia, los gobiernos, las organizaciones internacionales, la comunidad científica y la sociedad en general deben trabajar para garantizar la inocuidad alimentaria cumpliendo con estándares alimentarios, sistemas de control regulatorios, suministro de agua apta para el consumo, buenas prácticas agrícolas, el empleo de sistemas de gestión de inocuidad alimentaria por los operadores alimentarios así como la formación e información de los consumidores.

 

La inocuidad alimentaria es la garantía de que los alimentos no causarán daño al consumidor cuando se preparen y/o consuman de acuerdo con el uso al que se destinan. Dichos daños pueden ser provocados por peligros biológicos, químicos o físicos, la mayoría de ellos imperceptibles a simple vista, lo que les hace más difícil de esquivar. Por otro lado, el ser humano, tal y como recoge la Declaración Universal de los Derechos Humanos (1948), en su artículo 25, tiene derecho a una alimentación que le garantice un nivel de vida adecuado.

 

No obstante, en la actualidad una de cada diez personas enferma en el mundo por el consumo de alimentos no inocuos. Asimismo, se registran anualmente alrededor de 600 millones de casos de enfermedades transmitidas por alimentos y/o agua y cerca de tres millones de personas, tanto en países desarrollados como en países en desarrollo, mueren cada año por este tipo de enfermedades.


  • Palabras clave
  • Nutrición
  • Inocuidad de los Alimentos
  • Seguridad alimentaria