Noticias

El Secretario de Estado para la UE confía en que la Comisión aprecie los progresos de España y relaje los plazos para el cumplimiento de los objetivos de déficit
12/04/2013
IMG12042013143834993

El Secretario de Estado para la Unión Europea, Íñigo Méndez de Vigo, confía en que la Comisión tendrá en cuenta los progresos y el compromiso de España en la reducción del déficit y relajará los plazos para el cumplimiento del objetivo de rebajar la deuda a niveles no superiores al 3% del PIB. En principio, se había fijado 2014 como año límite para lograr estar dentro de este margen de endeudamiento, pero, a su juicio, se debe tener en cuenta que “aquella planificación se hizo sobre previsiones económicas que han variado”.


En su intervención en la conferencia internacional ‘Contributions of the European Model of Governance to Global Law and Policies’, organizada por el Instituto Universitario de Estudios Europeos de la Universidad CEU San Pablo, Méndez de Vigo ha afirmado que “no tiene sentido la terquedad de perseguir objetivos en plazos determinados cuando las circunstancias han cambiado”. Por ello ha reiterado su convicción de que la Comisión “reconsiderará sus previsiones”.


Asimismo, el Secretario de Estado, ha apelado al principio de cohesión, en función del cual “cuando un país se compromete a algo y lo cumple” es esperable que sus socios “emprendan acciones que lo ayuden”. En parecida línea ha apuntado después que “los ajustes están bien, pero hay que introducir políticas de crecimiento”. Asimismo, cree que el Banco Central Europeo debe seguir la tónica iniciada el pasado verano y “preocuparse de la moneda además de controlar la inflación”


Eso sí, Méndez de Vigo ha sido insistente en reafirmar la total implicación del Gobierno en la agenda reformista. En este sentido, se ha remitido al 26 de abril, día en que el Ejecutivo tiene previsto presentar nuevos planes de reforma, y en el que se podrá comprobar la “reacción al informe presentado esta semana por la Comisión”. El político ya ha podido anunciar que las medidas irán en la línea de “liberar estructuras y quitar cuellos de botella”.


En otro orden de cosas, también ha hablado del futuro institucional de la Unión Europea. Sentado el principio de que la salida de la crisis se debe hacer con “más Europa”, cabe preguntarse, ha indicado, “con qué Europa”. Y en este punto ha rebatido al presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas, que vaticinó una Europa de sesenta o setenta regiones, pues, según Méndez de Vigo, “nadie está en eso actualmente”.
Méndez de Vigo ha estado acompañado en la mesa de clausura de esta conferencia internacional por el presidente del Instituto Universitario de Estudios Europeos de la Universidad CEU San Pablo, Marcelino Oreja, el diputado y director de dicho Instituto Universitario, José María Beneyto, y el rector de la Universidad CEU San Pablo, Juan Carlos Domínguez Nafría.


En el panel que ha precedido al acto de clausura ha intervenido el antecesor de Méndez de Vigo en la Secretaría de Estado para la UE, Diego López Garrido, que ha reflexionado sobre la política exterior y de seguridad de la Unión. Aprecia en esta materia una “esquizofrenia” dentro de la UE, pues al tiempo que hay una tendencia a “bruselizar” la cuestión, esto es, a concentrar las decisiones en Bruselas, también se aprecia que la política exterior es desarrollada individualmente por cada Estado.
 


  • Palabras clave
  • Íñigo Méndez de Vigo
  • Marcelino Oreja
  • Europa
  • José María Beneyto
  • Juan Carlos Domínguez Nafría