Noticias

Un representante de la Embajada de Uzbekistán en España participa en un encuentro con alumnos de Jurídico Comunitario
01/12/2014
IMG01122014171811627
El segundo secretario de la Embajada de Uzbekistán, Rakhmatulla Nurimbetov, ha participado en una Mesa Redonda con algunos alumnos de la titulación de Jurídico Comunitario, en la que se ha analizado la influencia que ha tenido la aprobación de la Constitución en el proceso democrático español y el uzbeco. En este último, la Carta Magna ha favorecido la convivencia social de una forma pacífica entre más de 100 etnias.
 
Nurimbetov  ha aclarado que la Constitución uzbeca, aprobada en 1992, contempla la división de poderes y el papel del Parlamento. Además, ha explicado la situación geográfica del país al que representa; un país “encajonado”, sin salida al mar. Esto le ha generado dependencia de los países que le rodean para exportar sus productos al mercado global, con frontera con Afganistán. 
 
El coordinador de la titulación de CC. Políticas, Rafael Murillo, ha destacado que la Transición Española, a pesar de ser modélica en muchos sentidos, tuvo algunas carencias y ha añadido que “el paso de un modelo autoritario a otro democrático fue un cambio que se basó en el consenso”. 
 
Este encuentro, que ha sido moderada por el profesor de Historia y Sociedad, Antonio Alonso, ha hecho un recorrido histórico de las relaciones entre España y Uzbekistán, que se remontan a 1404. Ha señalado que el paso de la Transición a la Democracia en España duró 200 años y estuvo marcado por varias guerras civiles, pronunciamientos militares y crisis económicas. Por el contrario, este proceso ha sido reciente en Uzbekistán, por lo que “no se le puede exigir a un país que hace apenas 25 años se independizó de la Unión Soviética que tenga unos niveles de democracia como los de EE.UU.”
 

  • Palabras clave
  • Uzbekistán
  • Transición
  • Constitución